Si eres un fan de Netflix, puede que navegando por su catálogo te hayas topado con la serie de kakegurui. Se trata de una serie que está dando mucho que hablar y por una razón muy concreta. Se trata de una serie de anime muy entretenida, con muy buenas imágenes y una trama muy interesante, pero que tiene un problema: las apuestas. Mucha gente está criticando esta serie porque dicen que incita a los más jóvenes a apostar. En este artículo vamos a profundizar un poco sobre esto.

Argumento de la serie

Tampoco vamos a extendernos mucho en el argumento de kakegurui. Resumiendo, la serie trata la vida de Yumeko Jabami, una chica que es transferida a un nuevo colegio y que, a pesar de su apariencia delicada y elegante, es una jugadora y apostadora compulsiva. La academia a la que acude la protagonista es un sitio especial, porque por la mañana es una academia normal, con clases y exámenes, pero cuando acaban las clases empiezan las apuestas. No solo se apuesta a los diferentes juegos, sino que se hacen apuestas sobre la vida.

En la vida real, las apuestas siempre están asociadas a problemas y a personas complicadas, y en la serie esto también se plasma. Hay muchísimos jugadores tramposos y gente que busca argucias para intentar sacar el mayor provecho posible del juego. En la serie se da mucha importancia a los rivales de Yumeko y a lo que estos piensan antes de que este desarme sus trampas porque, obviamente, la protagonista casi siempre gana.

El problema apuestas

Si ves la serie por primera vez, te darás cuenta de lo bien hecha que está y lo entretenida que es, pero no cabe duda de que las apuestas son el plato principal de la serie. Dado que Netflix es accesible para todas las edades, mucha gente se ha quejado de que haya series de animación de este tipo, porque los niños pueden verse influenciadas por estas. En kakegurui, las apuestas se ven como parte del día a día, no se les da la importancia que debería y esto podría hacer que los niños comenzaran con estas, sin darse cuenta de los riesgos que esta puede entrañar.

Si eres una persona adulta, la serie es más que recomendable, porque la trama es muy interesante y el argumento de la serie muy cautivador, pero obviamente, a pesar de la apariencia de los personajes y el estilo de la serie, kakegurui no es para niños. La serie no es sangrienta, explícita, ni utiliza lenguaje mal sonante, es decir, aparentemente podría parecer una serie para todos los públicos, pero es cierto que el tema de las apuestas es realmente controvertido y más con la popularidad que están consiguiendo estas en los últimos años, sobre todo, entre los más jóvenes. No cabe duda de que es una gran serie, pero también es entendible la controversia que se ha generado en torno a esta, por tratar el tema de las apuestas de manera tan superficial y quitándole tanta importancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí